domingo, 12 de octubre de 2014

Esos momentos de la vida en que todos los poetas, escritores y cantautores te nombran.

DOÑA BEATRIZ.

Si la elección se debe al albedrío,
y la fuerza al impulso de una estrella,
voluntad más segura será aquella
que no vive sujeta a un desvarío.

Y así de tus fuerzas desconfío,
pues mi fe, que imposibles atropella,
si viera a mi albedrío andar sin ella,
negara, vive el cielo, que era mío.

Pues aquel breve instante que gastara
en olvidar, para volver a amarte,
sintiera que mi afecto me faltara.

Y huélgome de ver que no soy parte
para olvidarte, pues que no te amara
el rato que tratara de olvidarte.


Calderón de la Barca.




"Beatriz arriba, y yo hacia ella miraba; y acaso en cuanto un dardo es puesto y vuela disparándose del arco, me vi llegado a donde una admirable cosa atrajo mi vista; entonces ella que conocía todos mis cuidados, vuelta hacia mí tan dulce como hermosa, pareció que una nube nos cubriera, brillante, espesa, sólida y pulida, como un diamante al cual el sol hiriese".

La Divina Comedia de Dante Alighieri.