martes, 11 de noviembre de 2014

Irte.

Irte es reconciliarte contigo misma y con los demás, el modo de ver las cosas cambia con la doble distancia: la del tiempo y la de los kilómetros.  
Irte es aprender a ser dueña de ti misma, es decir, no sentir la necesidad de mostrar al público tus virtudes y defectos, sino sólo compartirlos cuándo y con quienes tú misma decidas.
Irte te obliga a saber reaccionar en situaciones límites, a darte cuenta de tus carencias, a ser más independiente.
Irte es enriquecimiento personal y cultural. 
Buscar y encontrar.
Quererte más y mejor.

Irte es tantas cosas...

Conocerte. 
Soportarte.
Escucharte.
Mimarte.
Valorarte.
Autocrítica.
Desenvolverte.
Apreciar.
Libertad.
Sinceridad.
Ser mejor.
Ser más tú.
Ser. 

domingo, 12 de octubre de 2014

Esos momentos de la vida en que todos los poetas, escritores y cantautores te nombran.

DOÑA BEATRIZ.

Si la elección se debe al albedrío,
y la fuerza al impulso de una estrella,
voluntad más segura será aquella
que no vive sujeta a un desvarío.

Y así de tus fuerzas desconfío,
pues mi fe, que imposibles atropella,
si viera a mi albedrío andar sin ella,
negara, vive el cielo, que era mío.

Pues aquel breve instante que gastara
en olvidar, para volver a amarte,
sintiera que mi afecto me faltara.

Y huélgome de ver que no soy parte
para olvidarte, pues que no te amara
el rato que tratara de olvidarte.


Calderón de la Barca.




"Beatriz arriba, y yo hacia ella miraba; y acaso en cuanto un dardo es puesto y vuela disparándose del arco, me vi llegado a donde una admirable cosa atrajo mi vista; entonces ella que conocía todos mis cuidados, vuelta hacia mí tan dulce como hermosa, pareció que una nube nos cubriera, brillante, espesa, sólida y pulida, como un diamante al cual el sol hiriese".

La Divina Comedia de Dante Alighieri.

sábado, 20 de septiembre de 2014

100 semanas.

100 semanas hace que nos separamos.

90 y más los besos que nos dimos.

80 caricias.

70 sonrisas que nos provocamos mutuamente.

60 paseos por la ciudad.

50 razones para echarte de menos.

40 veces he pensado en llamarte.

30 lugares me recuerdan a ti.

20 disculpas.

10 veces te necesité.

1 despedida que nunca llegó.

0 las veces que te esperaré.

miércoles, 27 de agosto de 2014

La felicidad también puede estar en un billete de avión, un contrato de alquiler y una maleta llena de ilusión.

Llegan nuevas cosas.

Una de ellas: http://elviajederosetta3.blogspot.com.es/

sábado, 23 de agosto de 2014

Puntos suspensivos.

Aún consciente de mi manía por colocarle un punto final a cada historia, fue capaz de ser egoísta hasta el último extremo.

Ahora, cada día sueño con sus labios gesticulando inconfundiblemente "ni te quiero, ni te quiero querer".

Contigo aprendí que no son los sinceros los que dicen las verdades, sino los valientes.

miércoles, 13 de agosto de 2014

Girasoles.

Tengo tortícolis.

Viniendo de Cádiz por la nacional, carretera rodeada a ambos lados por plantaciones enormes de girasoles. No perdía detalle a medida que íbamos avanzando por la carretera: girasoles cabizbajos, secos, vacíos. Algunos hasta parecía que albergaban agujeros negros si los mirabas al centro. Si no fuera por que sé perfectamente que el ciclo de la vida no funciona a la inversa, diría que algunos simplemente dormitaban, mientras sus tallos aún verdes por algunas zonas auguraban un temprano despertar. 
Inconscientemente he ido buscando girasoles aún vivos entre ese campo negro achicharrado por el sol. Y juro que algunos girasoles amarillos brillantes mirando al cielo había y, aunque no sea razón para conformarse, al menos reconforta saber que hay quienes sobreviven a tales arrasamientos.


Bendita tortícolis, de mirar siempre hacia arriba. 

viernes, 1 de agosto de 2014

Ironías.

Cantantes que teorizan sobre el amor y el romanticismo en sus canciones convertidas en clásicos por generaciones y que luego se descubre sobre su inestabilidad emocional y psicológica.

Grandes escritores que teorizan sobre la verdad escondida detrás de cada palabra que llevan una vida llena de mentiras y engaños.

Carreras basadas en enormes libros teóricos sobre un supuesto perfecto funcionamiento del Estado y sociedad mientras más de la mitad de esa sociedad muere de hambre enfrentada a ese estado que cada vez le da menos.


A quien su conciencia se lo permita, que aprenda a vivir con ello.


"Los enemigos de la libertad no siempre están fuera sino también dentro de nosotros mismos". 



jueves, 5 de junio de 2014

El romanticismo es tabú.

Si somos sinceros, prácticamente expresar cualquier sentimiento es tabú. Pero el amor, el amor es como si fuese el mayor de los pecados, desastres o desgracias que podría pasarte. Su concepto se ha ido diluyendo con el paso del tiempo, los cambios en la sociedad y sus costumbres, empequeñeciendo. ¿Nos estamos convirtiendo en piedras?

El romanticismo nos evoca a lo antiguo. Nos recuerda a las cartas de amor que se mandaban los novios cuando estaban separados, a las rosas rojas perfumadas de las floristerías cubiertas de papel de corazones, a los besos que se lanzan desde el tren.

Antes se conquistaba bailando, bailando esos bailes lentos que ponían las discotecas antes de cerrar, para acabar la noche. Las chicas se quedaban con el chico que mejor bailaba. Se conquistaba cantando, esas serenatas al pie de la ventana que hacían que toda la calle se asomase para ver a quién le cantaban. Paseos por la calle del pueblo al atardecer. Una llamada desde una cabina. El tú a tú.

Y, como en otras muchas cosas, involucionamos. El romanticismo ahora debería ser mucho más que eso. Quiero decir, habiendo superado las diferencias impuestas por el sexo (aún muy presentes), los obstáculos muchas veces provocados por la falta de recursos económicos, las distancias, los medios de comunicación; aún así, lo hemos hecho aún más difícil, lo hemos vaciado de significado.

Nuestro primer instinto es negar a los demás y a nosotros mismos que amamos. Que amamos con locura, en todo momento y en cualquier lugar, llegando incluso a sentir vergüenza de ti mismo al oírte siquiera mencionarlo. Amamos porque, ¿quién podría vivir sin amor? Casi como una necesidad básica del alma, nos negamos a nosotros mismos cada vez que lo reprimimos. ¿De qué o quienes tenemos miedo?

¿Y si llegamos a idealizarlo de tal forma que nos impusimos asumirlo como algo imposible y nos dimos por vencidos?


La vida está vacía con los sentimientos anestesiados, y yo nunca me rindo


sábado, 10 de mayo de 2014

Esperar a que amanezca.
Esperar a impuntuales.
Esperar a que me llame.
Esperar al momento adecuado.
Esperar a que pare de llover.
Esperar tu turno.
Esperar a que cambien las cosas.
Esperar a que llegue ese día.
Esperar a cumplir años.
Esperar a que vuelva.
Esperar a la hora determinada.
Esperar el autobús.
Esperar a que me mire.
Esperar de los demás.


Esperar. Esperar. Esperar. Esperar. Esperar. Esperar. Esperar. Esperar. Esperar.


Esperarte.

Nos enseñan a esperar y a ser pacientes con las cosas y las personas, especialmente con éstas últimas.
Pero, ¿a dónde va a parar ese tiempo?
Nunca una sala de espera fue tan parecida a un cuarto de torturas.

Y es que tengo la sensación de que apenas tengo tiempo de vivir, pues ya malgasto demasiado esperando.


21 años es mucho tiempo esperado, quizás sea ya suficiente. 

miércoles, 16 de abril de 2014

MUSA.

Dicen que si un escritor se enamora de ti serás inmortal.

¿Acaso las musas no son más que una idealización de lo que un tiempo pasado ocurrió o tuvieron y que dejaron de hacerlo? ¿Una manera de quitarles a las personas su forma más humana para convertirlas en algo perfecto que engrandezcan los ojos de aquellas otras personas que la lean en el papel?

Musa perpetua, atrapada en el tiempo. Una mera interpretación literal. Memoria escrita. 
Dejar de ser tú para ser de la forma en la que alguien te ve. Ser inspiración donde antes hubo mucho más. Todos los besos, caricias, encuentros, ganas, todo pasará a ser tinta. 
Historia viva y muerta al mismo tiempo.


Olvida las palabras en las que no te reconoces, que ya tenemos toda la eternidad para no ser.


"Mientras el viento triste galopa matando mariposas
yo te amo, y mi alegría muerde tu boca de ciruela.
Cuanto te habrá dolido acostumbrarte a mi,
a mi alma sola y salvaje, a mi nombre que todos ahuyentan.
Hemos visto arder tantas veces el lucero besándonos los ojos
y sobre nuestras cabezas destorcerse los crepúsculos en abanicos gigantes.
Mis palabras llovieron sobre ti acariciándote.
Amé desde hace tiempo tu cuerpo nácar soleado.
Hasta te creo dueña del universo.
Te traeré de las montañas flores alegres, copihues,
avellanas oscuras, y cestas silvestres de besos.
Quiero hacer contigo,
lo que la primavera hace con los cerezos". 
Pablo Neruda.




¿Alguna vez se preguntarán si permanecerá en nuestras memorias un recuerdo recíproco de quien nos regala la inmortalidad?
Yo seré esa musa que te logre olvidar.

jueves, 6 de marzo de 2014

Lista:

Quemarte levemente los labios al final del cigarrillo.
Disfrutar de los últimos segundos de tu canción favorita.
El final de las esperas.
Chuparte las yemas de los dedos después de comer chocolate.
Los reencuentros.
Respirar hondo después de un ataque de risa.
Oler las páginas de un libro antes de empezar a leerlo.
Un atardecer en la playa.
El último bocado de tu plato favorito.
Un abrazo por la espalda.
El olor a limpio en la ropa.
Quitarte los zapatos al llegar a casa.
Pedir un deseo a una estrella fugaz.
Soltarte el pelo.
El olor de alguien conocido en el ascensor.
Despertarte con los rayos de sol que se cuelan por la persiana.
Un mensaje en el contestador.
Mirar hacia atrás para observar cómo se aleja.
Una ducha de agua fría en agosto.
El olor a comida en el portal.
Una sonrisa en el metro.
Apagar el despertador y seguir durmiendo.
El lado fresquito de la sábana.
Una visita inesperada.

Encontrarte en el camino.