martes, 11 de junio de 2013

Lo mejor de mi.

Que siempre esperen lo mejor de ti denota plena confianza en tus capacidades y posibilidades como persona. Algo innegablemente halagador. Algo que las personas que me conocen desde siempre o casi siempre, por suerte o por desgracia, hacen.

“Hay que ser una alumna ejemplar, desde pequeña. Y con “alumna ejemplar” se refieren, por supuesto, a esa chica que nunca llama la atención en nada excepto en sus notas. Educada, callada y tímida. A medida que vayas creciendo, nunca te plantees otra cosa seria más allá de tus estudios. Así hasta llegar a la Universidad, donde pasarás los mejores años de tu vida. La Universidad amplia tu punto de mira, abre la mente, te enseña cosas nuevas. Eso sí, no te dejes llevar demasiado por asuntos que no competan a tu carrera. No te desmelenes, no fuera que descuides tus estudios. Cuidado con la forma de vestir y con la posible imagen que puedas dar al ambiente que te rodea, pues esa imagen perdurará para siempre y podrá perjudicarte a la hora de buscar trabajo. Si no te ocupa mucho tiempo, entonces quizás puedas tener tu primer novio, un chico discreto y que estudie tu misma carrera, pues así compartiréis más ambiciones e inquietudes. Aunque, seguramente, lo dejaréis antes de acabar los estudios, pues estaréis tan dedicados a éstos que no tendréis tiempo el uno para el otro. Cuidado con las fiestas, las borracheras  y las fotos que subes a internet con esa sonrisa ebria que a ti, que eres tan formal, no te pega. Que ni se te pase por la cabeza fumar o probar ningún tipo de droga, pues igualmente te encasillaría en un tipo de persona que no eres. Termina la carrera con las mejores notas y sumérgete en el mundo laboral. Éste te recibirá con las puertas abiertas debido a tu grandioso curriculum y accederás fácilmente a un gran puesto de trabajo. Fijo, por supuesto. Cuando lleves unos años trabajando en ese trabajo que tanto te gusta y satisface día a día, conocerás a tu media naranja. Os enamoraréis el uno del otro y, tras un par de años de noviazgo, os casaréis. ¡Ah! Se me olvidaba mencionar que tu novio, al igual que tú, tendrá una carrera y un puesto de trabajo fijo e, incluso, puede hasta que gane mucho más dinero que tú. Juntos formaréis una familia ejemplar y tendréis un par de críos, que educaréis a imagen y semejanza de la magnífica educación que os dieron vuestros padres y esta sociedad y sistema maravilloso hasta que lleguen a la edad adulta y tengan la posibilidad de tener un futuro incluso aún mejor del que tú y tu pareja tuvisteis”.

Y ahí estás tú, entre no decepcionar a nadie saliéndote del molde, pues entonces no estarías cumpliendo las expectativas que tenían en ti, o entre poder ELEGIR por ti misma.
Entre mostrarte cómo eres verdaderamente a través de tus gustos, forma de pensar, de vestir, de actuar, de sentir…o entre acatar lo que te imponen, que hace que encajes perfectamente en la sociedad, que te proporciona un futuro “seguro”, que te hace uno más, que te vuelve invisible.

¿Estás segura/o de que hasta ahora has elegido tú?




“Si no ves más allá de tu horizonte, estaremos perdidos”.