lunes, 9 de julio de 2012

LILITH


“Un día, cansada de los lloriqueos de Adán y de las presiones de Dios, decidió que el Paraíso no tenía nada de maravilloso y se fue. Así de simple, sin sentir una pizca de remordimiento o de culpa. El pecado todavía no existía. Cuentan que le dejó todo a Adán, no se llevó ni una hoja de parra. Su desnudez la hacía sentir hermosa y fuerte”.

¿No sabíais esta versión de la historia? No es de extrañar.
En esta versión de la Biblia, curiosamente contraria a la interpretación hegemónica, la mujer no es fruto y culpable del pecado de la humanidad, sino que representa una libertad con la que enfrenta y asume los límites de la condición humana. Eva como representación de la vida, de la rebelión legítima frente a la autoridad y la libertad infinita del ser humano en condiciones finitas.

Violar la prohibición es una exigencia de la libertad. Todo ser humano con dignidad viola la ley que le oprime. 



Todo lo que no genera poder y/o beneficio al ya poderoso está demonizado.

1 comentario:

  1. ¿Sabías que Lilith era pelirroja? ¿Y que tras su rebelión se convirtió en un súcubo? Es tradicionalmente, la primera mujer malvada. Eso representa mi tatuaje.

    ResponderEliminar